viernes, 9 de noviembre de 2012

El Colacho



El Colacho es una festividad de la localidad burgalesa de Castrillo de Murcia, perteneciente al municipio de Sasamón. Sus personajes principales son el Colacho y el Atabalero, el primero, viste de colores brillantes, amarillo y rojo así como una extraña careta. El segundo, con una capa negra y un sombrero de copa.



Todos los habitantes llenan de improperios al susodicho mientras este intenta azotar a cuanto mozo pueda pillar. Se dice que muy posiblemente habrá tenido características caprinas en el pasado, tales como un rabo de buey, rasgos, todos ellos, suavizados con posterioridad por presión eclesiástica.

La parte más peculiar de esta festividad es aquella en la que las madres dejan a sus bebés sobre unos pequeños colchones para que el Colacho pueda saltar sobre los mismos, según se dice para salvarlos del mal de hernia, atribuido antaño al demonio. Hasta la fecha, que yo sepa, no ha habido ninguna caída que lamentar.





A continuación parte de un reportaje de Lonely Planet acerca de esta festividad:


El Tragaldabas



Existe en muchas zonas de España la costumbre de llamar Tragaldabas a quien come demasiado. El nombre viene es del de un personaje de la mitología castellana, grande, gordo, de aspecto algo deforme, de gran boca y que, preso de la gula, come absolutamente de todo, incluidos ejércitos enteros.

Aurelio M. Espinosa recoge en 1988 un cuento de la tradición oral en Astudillo (Palencia), en el cual el monstruo advierte a quienes se acercan (sin éxito) que se tragará a quién se acerque. Y así va comiéndose a tres nietecitas, un molinero, un rebaño de ovejas y un batallón de soldados, etc. (varían los personajes según la versión). Hasta que llega una hormiguita, la cual recibe la misma amenaza que a los anteriores, pero ésta le replica que le picará el culo (o se le meterá por él, según distintas versiones) y le hará bailar, consiguiendo así que expulse a todos los que se ha comido (por el culo o regurgitados) y entre todos le darán fin.

En muchas fiestas municipales el tragaldabas aparece en forma de gigante atracción a la que los niños acceden por vía oral para luego salir por detrás.

También es llamado El Zamparrón, Papón e incluso tiene versiones femeninas como La Zarrampla o la Tia Melitona.